Make your own free website on Tripod.com
FROM DURANGO A PORTLAND
 
 
Una Road - Aventura de Sexo y Violencia
 
El jefe de la Familia del japonés nudista de Jaime le ordena llevar a su hija desde Durango (México) a Portland (Oregón): la Familia tiene problemas con unos terrenos y Petrochem, por lo que el jefe quiere ocultar a su hija en casa de su hermano (en Portland) hasta que se calmen las cosas. Para ello, debe encontrar a José Juárez, "El Toro de Butcher", un luchador profesional, para que le ayude a cruzar la frontera de EE.UU con la hija del jefe de su familia. Sabe que esa misma noche tiene una pelea en el "Palacio del Ring" contra "El Lagarto Verde de Teunhantepec".
    1. Después de varios encuentros con indeseables (debidos a las pifias de Callejeo y su desconocimiento del Español), de los que sale con una fuerte contusión en la cabeza, consigue el nipón encontrar el Palacio. La taquilla está cerrada y decide entrar por la puerta trasera que va a dar a los vestuarios.
    2.  
    3. A base de golpes consigue abrir la puerta (es que tiene TCO 12, no dejo a cualquiera hacer eso), llamando la atención de un vigilante. El vigilante intenta que le pague una "entrada" (a un precio 5 veces mayor) y el nómada, sintiéndose ofendido por un vigilante tan corrupto, opta por romperle la pierna disimuladamente (tropezó con el pobre hombre al abrirse paso hacia las gradas).
    4.  
    5. El público del Palacio, al ver que alguien sale de los vestuarios apresuradamente, empieza a gritar: "¡Un espontáneo, que suba al ring, que suba al ring!" pero el PJ no está por la labor. Mientras el nómada se mezcla entre el público, El Toro de Butcher sigue peleando: tras varios intercambios de técnicas, consigue saltar desde una esquina sobre el Lagarto Verde, haciéndole mucho daño e inmobilizándolo en el suelo, pero justo cuando el árbitro va a golpear por 3ª vez el suelo, alguien, con una maleta- ametralladora, empieza a bajarse gente de la grada frente a él. El público corre, el árbitro se pira sin finalizar el combate y el Toro y el nómada se encuentran en el vestuario huyendo.
    6.  
    7. Se van a un bar para discutir los términos del contrato cuando un chico entra a atracar el bar con una granada en la mano. Una vez ha conseguido dinero, se va, no sin antes tirar la granada dentro. Con todo el mundo tirado por el suelo, ésta explota, inundándolo todo de pintura roja.
    8.  
    9. Deciden robar un coche, por no disponer de él para hacer el trabajo. Muy sutilmente abren el coche (de un puñetazo del mala bestia japonés) y consiguen hacerle un puente. Es un pickup como el del Walker Texas Ranger. Recogen a la chica (16 años, muy maciza y sudorosa) y ponen rumbo a la frontera uniéndose a una caravana nómada de 25 vehículos que circula en su mismo sentido.
    10.  
    11. Paran a comer y realizan una llamada a un contacto policial americano para que haga la vista gorda cuando pasen la frontera por su condado. Este les conmina a encontrarse en un condado vecino para cobrar su parte.
    12.  
    13. Antes de llegar a la aduana de Ciudad Juárez, se desvían por una pista que conoce el Toro de Butcher, pues en sus ratos libres, cuando la temporada de lucha lo permite, se dedica a pasar espaldas mojadas altruistamente (2.000 ed./cabeza).
    14.  
    15. Cuando llegan, observan demasiada actividad policial, y deciden esperar a la noche para cruzar la frontera. Toman rumbo norte, y cuando se dan cuenta llegan a Socorro, donde pernoctan de su doblete, algo doloridos por las quemaduras del sol (¿a quién se le ocurre salir del coche en pleno desierto?).
    16.  
    17. Cuando van a echar gasolina y no pueden abrir el tapón (sin llave), el gasolinero busca entre su enorme manojo de llaves, una que funcione en este coche y se la vende por un módico precio. El mejicano aprovecha para llamar a su contacto en la frontera para decirle que no pudo pasar. Éste le dice que le debe 500 ed. y que no quiere volver a verlo cruzar por allí porque Inmigración sospecha algo.
    18.  
    19. Cuando por la mañana intentan arrancar el coche, no lo consiguen, pues quemaron el motor al atravesar el desierto sin echarle agua. Roban una ranchera en el aparcamiento del motel.
    20.  
    21. Deciden girar hacia el oeste, hacia Phoenix, tras darse cuenta de su despiste de orientación. Se encuentran otra caravana nómada, y sin más llegan a Phoenix donde descansan.
    22.  
    23. Como el coche se les había quedado sin gasolina lejos de una gasolinera, consiguen convencer hábilmente (uséase, intimidándolo) a un camionero de Cervezas Duff que les lleve hasta Oackland, el destino final del camión. Por el camino son asaltados por una banda de piratas, que han establecido un peaje atravesando dos coches en la carretera. El camionero atraviesa el bloqueo acelerando a 220 Km/h, pero el camión queda dañado, perdiendo potencia irreversiblemente. Otros dos coches piratas salen en su persecución, pero el Toro consigue matar de un certero disparo al conductor de uno, haciendo que el coche se estrelle a lo Equipo A, a 140 Km/h. Finalmente, tras recibir algunas heridas y una vez el camión se hubiera parado debido a su avería (que echaba un humo muy feo), consiguen reducir (a unas masas informes) a los ocupantes del coche restante, momento tras el cual explota el camión y el camionero.
    24.  
    25. A falta de algo mejor, echan los 4 cuerpos del coche rojo superviviente a la cuneta y tras tapar los asientos (también rojos, pero de sangre) con trapos que había en el maletero, reanudan su marcha.
    26.  
    27. Duermen otra vez en un motel de Los Ángeles, y roban otro vehículo porque - cito textualmente- "tenía menos balazos y estaba más limpio" (casualmente era idéntico al que dejaron), Pero cuando vuelven al anterior para buscar un fusil que se les olvidó no encuentran el coche, sólo su defensa.
    28.  
    29. Tras cruzar la frontera SoCal - NoCal, circunvalan Night City y se dirigen rápidamente a Oackland, cuando tras una curva, se encuentran con un par de señoritas muy monas que les hacen señas para que paren. El Toro, hábilmente, revienta una rueda al frenar apresuradamente para ayudarlas. Éstas griparon su bonito coche, por lo que deciden llevarlas hasta Oackland, casualmente hasta su casa. Allí les invitan a subir y se monta una "pequeña" orgía, con la colaboración especial de la hija del jefe. Por la mañana, las chicas se van a comprar un coche nuevo, pero piden a los personajes que las llamen otro día.
    30.  
    31. Tras una noche sin dormir, la fatiga hace mella en los personajes, sobre todo en el Toro, que es el único conductor, por lo que deciden no hacer caso de otras mujeres que llaman su atención para que las acompañen cuando las adelantan camino de Portland.
    32.  
    33. Al cruzar la frontera entre NoCal y Oregón, un control policial sureño quieren cobrar un "peaje" por pasar por la frontera un coche robado en SoCal (otros lo entenderían como soborno), y como no tienen ganas de discutir, pues lo pagan y si te he visto no me acuerdo.
    34.  
    35. Llegan a Portland y buscan el piso del tío de la chica. Cuando la están subiendo en el ascensor, al Toro le entra un calentón y la chica acepta aliviarle como despedida. Después de varios viajes en el ascensor (les daba más morbo que se abrieran las puertas de vez en cuando), pican a la puerta de su tío (al que ninguno conoce).
    36.  
    37. Un hombre les abre y les invita a entrar. Oyen un ruido en el baño, y como no se creen que es la mujer del hombre comienza un tiroteo. El Toro forcejea con el hombre y éste le mete un uraken. La mujer, sale del baño con un potente subfusil disparando en ráfaga: el japonés consigue esquivar las balas protegiéndose tras la cocina y la chica tirándose al suelo, pero no José, que queda herido mortalmente. El japonés abre fuego con su fusil a través de la puerta del baño y consigue matar a la mujer, el hombre le mete una yodan - tobi - ushiro -mawashi -geri a José (patada típica de Van Damme: media vuelta en salto a la cabeza), y éste, resistiéndose a morir, saca su arma y le vacía el cargador, matándolo.
    38.  
    39. La vida se le iba a José, y los intentos por devolvérsela del japonés eran infructuosos (exactamente, falló 4 veces y pifió 2, haciéndole más pupa a Juárez). Finalmente, José articula unas palabras que consiguen indicar al nipón lo que tiene que hacer y éste lo realiza exactamente, estabilizando al no-muerto Toro de Butcher (tuvo Mortal 2 durante 10 asaltos exactos y no la palmó).
    40.  
    41. Llaman a una ambulancia y su periplo por los EE.UU acaba en el hospital, con un montón de facturas por pagar (13.000 ed.) - la mitad las pagará la Familia -, un coche robado, y los teléfonos de tres chicas.
 
¿Qué sería de un juego Cyberpunk sin facturas que pagar?
 
AGRADECIMIENTOS
  • A David y Jaime, sin cuya presencia, ayuda, desayuda y griterío, esta road-aventura no hubiera podido llevarse a cabo.
  • A Carlos, porque de no haber dirigido a Kult, David y Jaime no hubieran estado disponibles.
  • A Ángel, por haber abierto el local en Sábado, que como todo el mundo sabe, es día laborable (no quiere decir que abra en festivos).
  • A David, otra vez, por haberme prestado 20 duros para comprar galletitas saladas.
  • A Gabino, por poner un Centro Social cerca, donde miccionar periódicamente.
 
ENTREVISTAS REALIZADAS EN LA PROMOCIÓN DE LA PARTIDA.
 
Aníbal: ¿Cómo se le ocurrió dirigir en un día de enorme resaca? ¿Fue por desafiar las leyes biológicas que no lo permiten?
Aníbal: Pues no lo sé, fue una venada de las que me dan. Si conseguí demostrar que esa ley biológica carece de argumentos plausibles, me alegro.
Aníbal: ¿De dónde sacó el guión?
Aníbal: ¿Guión? ¿Era obligatorio tener un guión?. La verdad es que fue completamente improvisada, pero me quedó de puta madre.
Aníbal: ¿Ha visto Vd. muchas road-movies que le hubieran influido en su realización?
Aníbal: No, no vi Thelma y Louise. ¿Cuenta Mad Max?. Vi Kalifornia, salía Mulder.
Aníbal: ¿Tiene pensado realizar más road-aventuras improvisadas con resaca?
Aníbal: Uff, no creo.
Aníbal: ¿Y Vd. qué piensa del aborto de la gallina?
Aníbal: Me alegro que me haga esa pregunta. La verdad es que es asqueroso.
 
Aníbal: ¿Es su primera road-aventura?
David: Sí, la verdad es que no se da mucho el caso.
Aníbal: ¿Le gustaría hacer más?
David: Sí, lo que pasa es que nadie me llama para este tipo de papeles. Me suelen llamar más para los de asesino psicópata amigo de los niños. No estoy diciendo que no me gusten.
 
Aníbal: ¿Es su primera road-aventura?
Jaime: ... (:-| (smailey apático)
Aníbal: ¿Le gustaría hacer más?
Jaime: ... (:-|
Aníbal: ¿Qué le hizo colaborar en esta road - aventura?
Jaime: Yo venía a dirigír a cutulú... (:-|

 
   
Este documento pertenece a